BIENVENIDOS GOLIARDOS

RENATO COSTA

Bienvenidos Goliardos”, es el título de la segunda exposición individual que el artista brasileño Renato Costa, exhibe en la Galería Miguel Marcos de Barcelona.

 

El título de la muestra, que da la acogida a los “Goliardos”, parece obligar al espectador a ponerse en la piel de aquellos, cultivados y ebrios clérigos de vida irregular, que con su espíritu satírico, rechazaron lo que sería el curso normal de sus vidas dentro de la Iglesia, para poder vivir bajo una nueva perspectiva de libertad. Se valían de su gran conocimiento en literatura, de los grandes Clásicos, y por supuesto, del Latín. Por medio de cánticos que glorificaban sus poemas y escritos, se mimetizaban con el ambiente que encontraban en las tabernas de la Edad Media, para poder cortejar a las mujeres y, ganarse el favor de los que frecuentaban estos lugares que, podemos imaginar, eran absolutamente inmundos. 

 

La galería exhibe una serie de obras que se titulan HERI, HODIE, CRAS. Inspiradas en el tapiz medieval y sus recurrentes temáticas, nos remontan a los conceptos de aislamiento y reinterpretación de la realidad, que expresan estas antiguas telas decorativas, siendo una de sus principales finalidades la de, justamente, decorar los espacios y las pobres estancias que albergaban de forma temporal a los reyes, durante sus largos viajes y periodos fuera de la corte.

 

La exposición, se nutre del período histórico del Medievo y su curiosa combinación entre Diversidad y Unidad para establecer un puente con la edad contemporánea, entrelazando los antiguos estamentos medievales con el Establishment actual. La muestra nos invita a realizar una introspección hacia nosotros mismos, e intentar distinguir con más claridad, los nuevos e intangibles Tapices que existen en la era de la información y de la velocidad, y que nos aíslan de la realidad en última instancia, atrapándonos en una rueda atemporal sin fin. 

 

Bienvenidos Goliardos” establece de este modo, sus propios estamentos: apoderarse del espíritu Satírico de los Goliardos, riéndonos de la mala utilización de los poderes económicos y de los falsos discursos políticos, que vislunbran la fragmentación de la sociedad para lograr sus intereses personales. Por último, glorificar el presente, el ahora, como la única realidad que nos permite disfrutar de ese viaje que llamamos vida.