WATER SCULPTURES

JOANA PIMENTEL

En su segunda exposición individual en la galería Miguel Marcos de Barcelona, la artista portuguesa Joana Pimentel (Oporto, 1971) presenta su nueva obra inédita. Bajo el título "water sculpture", la artista nos muestra este nuevo trabajo, en el que reflexiona sobre el espacio y sus movimientos, sobre diálogos imaginarios que nacen pero que la acción del tiempo o del agua acaba por diluir. La exposición se inaugura el 17 de marzo.

 

Según nos explica la artista, su nuevo trabajo está marcado por el pensamiento, por el tópico del "diálogo que subsiste". Esos diálogos toman su forma ante el espacio que ocupa la escultura, que en este caso es sesgado por la fotografía y por su tratamiento digital, de modo que el resto del mundo se elimina con dicho recorte. Recorte al que podremos asociar varios tópicos, pensamientos fluidos, formas tridimensionales dentro de un espacio líquido, dibujos que se apropian de la figura y que son absorbidos por ésta ante la imposibilidad de una escultura hecha con agua.

 

Diálogos y recortes imaginarios que (water sculpture) podrían estar escritos, pero la acción del agua hace que la escritura y los dibujos se diluyan. Los dibujos blancos son formas orgánicas que construyen la dimensión experimental de una acción inimaginable. Al blanco (Moon, luna) podríamos asociar la sal y esto nos remite al cuerpo, a los pensamientos y la escritura (Fluidos); el cuerpo se apropia de esta nueva identidad entrando y moviendo la forma para crear el espacio del lenguaje, el espacio del dibujo.

 

Espacio vacío (O meu nome escrito no mar), el mar no nos deja vestigios de nada o nos deja espacios llenos de espirales (water spiral), línea curva que indefinidamente da vueltas alrededor de un punto, alejándose de él cada vez más. En estos diálogos imaginarios existen un sinfín de puntos y con todos esos puntos podremos dibujar varias espirales (water sculpture), que convierten la materia en un objeto fluido.

 

Estos son los tópicos con los que queda desmitificado una vez más el objeto, donde la escultura, ya sea forma o anti-forma, ha sido el centro de estudio y análisis, que pasa a formar parte de todo este proceso. Su espacio nunca ha sido olvidado. Los materiales utilizados hoy siguen abiertos a nuevas interpretaciones y la fotografía funciona aquí, como lo ha afirmado Krauss, como si fuera la mano del escultor. El espacio ocupado por la materia moldeable, el tiempo, al que en estas obras se le hace responsable de nunca olvidar que es moldeable.