SO FAR

DENNIS HOLLINGWORTH

Dennis Hollingsworth (Los Angeles, EE.UU, 1956) vivió en España los tres primeros años de su vida, y fue aquí también, frente a las pinturas de Goya del Museo del Prado, donde decidió que quería dedicar su vida al arte. Pero antes de eso, supo que tenía que experimentar vivencias que le permitieran tener algo que plasmar, así que se enroló en la Marina, viajó por todo el mundo y se licenció en arquitectura antes de estudiar bellas artes y dedicarse a su pasión, la pintura.

Toda esta experiencia vital puede contemplarse en su obra. Su forma de pintar, utilizando la técnica alla prima, es a la vez intuitiva y metódica. El cuadro está perfectamente planificado antes de empezar a pintar, y al mismo tiempo, Hollingsworth improvisa sobre el dibujo inicial, consiguiendo un conjunto fresco, con una equilibrada composición llena de colorido.

Los grandes gruesos de óleo que Hollingsworth aplica sobre el lienzo y las formas que él les da (sus “erizos”, como han sido denominados) se han convertido en una de las características más importantes de la obra de este artista. El óleo se convierte así en un material carnoso, voluptuoso, orgánico y altamente sensual que alcanza prácticamente la categoría de escultura.

En esta exposición, la tercera en la Galería Miguel Marcos desde que el galerista introdujo a Hollingsworth en España en 2006, muestra los trabajos realizados en verano de 2010. El artista, que vive a caballo entre la megalópolis de Los Angeles y la tranquilidad de un pueblecito en la Costa Brava, deja que lo mejor de cada cultura le invada y se plasme en sus lienzos; lienzos que nos remiten a cosas tan distintas como la montaña, el fondo marino o la comida, permitiéndonos ver el mundo interior del artista envuelto en todos los colores del arco iris.