ISAAC

ALFONSO ALBACETE

Alfonso Albacete (Antequera, Málaga, 1950) inaugura el año con esta muestra que bajo el sugerente nombre de Isaac presenta una serie de interiores y exteriores. Partiendo de la obra que Albacete ha venido desarrollando en los últimos años,  el pintor se sirve del tríptico Isaac, donde muestra un motivo de piedras multicolores que le sirve de pretexto para abordar la confección de un tejido de estancias contemporáneas (de cuyas paredes cuelga algún motivo relacionado con el tríptico mencionado)  dichos aposentos dejan de ser interiores para abrirse, a través de distintos planos, hacia el exterior, en una suerte abstracción barroquizante típica de su mirada entre figurativa y abstracta.

 

 

 Alfonso Albacete es un artista plástico de síntesis, un creativo que ha aprehendido de las vanguardias y no renuncia a lo que ha sedimentado la historia de la pintura. Así su pintura se manifiesta de un modo natural a partir del magnífico oficio que posee. La realidad de los sentidos se transforma en pintura. De nuevo esta serie, como pudimos ver en sus Pinturas vásicas (Galería Miguel Marcos, Barcelona. Abril-mayo 2000) constituye todo un tratado del color, de su sensación en sus propias palabras: "Pintar como un malabarista que pone en marcha una serie de platos sobre unos palos que va moviendo, de acá para allá, yendo y viniendo, para mantenerlos en equilibrio".  El mundo reflejado por Albacete no es representado como objeto de conocimiento sino como campo para las sensaciones dentro de una compleja física del color. En ésta, cada pincelada o mancha, a veces con ecos del pop-art, analiza un aspecto distinto de la percepción.