IMAGO

XAVIER GRAU

Xavier Grau (Barcelona, 1951) es uno de los principales representantes españoles de la postabstracción. Miembro del Colectivo Trama, a mediados de la década de los setenta dio el salto a la pintura, superando la dicotomía abstracción/figuración mediante la formulación de un pensamiento plástico de profunda coherencia y referentes de las vanguardias históricas, como Duchamp, Picabia, Cy Twombly o Philip Guston.

Tras cinco años de silencio pictórico, fruto de su meditado método creativo, vuelve a exponer en su galería habitual con once telas -tres de formato mediano, siete grandes lienzos y un díptico-, en las que aún fiel a su particular lenguaje, nos propone nuevas y evolucionadas reflexiones sobre el acto pictórico en sí.

Así pues, podemos observar el irónico empleo de referentes maquinistas, el palimpsesto como mecánica de pensamiento en el que tienen cabida procesos en apariencia contradictorios, puntos de tensión entre el gesto desenfadado -goteos, pinceladas latas, distintos tempos ejecutorios- y elementos figurativos referentes tanto a la cultura pop como al eterno enfrentamiento del artista con su obra.

Todas las obras de esta exposición tienen un denominador común, el título: Imago significa, en latín, imagen. No tanto en su acepción figurativa o empírica, sino como composición del mundo –interior o físico-; también como contraposición de amago o intentona.

Tras un caos aparente, Grau usa la ironía como distanciamiento físico y mental para provocar la imago en el espectador, para desentrañar los jerigonzas del lenguaje y el laberinto del artista en su proceso creativo, hecho de instantes, retazos, apropiacionismos y pequeñas puertas de salida -o puntos de fuga conceptuales-. Se trata de un ejemplar ejercicio de algo que podríamos denominar, con las salvedades oportunas, “automatismo crítico”.