GEOGRAFÍAS

COLECTIVA

FEDERICO GUZMÁN, DIANGO HERNÁNDEZ, CRISTINA IGLESIAS, GONZALO PUCH, MP & MP ROSADO, GLEN RUBSAMEN, AUGUSTINA VON NAGEL

La galería Miguel Marcos, de Barcelona, se complace en presentar el proyecto artístico de la galería Pepe Cobo,  de  Madrid.  No se trata, éste, de un caso aíslado, pues de antaño los galeristas  habían  colaborado  entre  ellos  para  prestarse  obra; sí es menos común que dos galerías consolidadas en sus respectivos panoramas artísticos accedan generosamente a prestarse no ya obras, sino parte de su proyecto identitario. Y ello sólo es posible, además de gracias a una buena relación personal y profesional, cuando dos entidades sienten el arte y su comunicabilidad -siempre dentro de una trayectoria de rigurosa coherencia- más allá del mero objetivo comercial.


Aparentemente, se trata de una apuesta arriesgada, pero que permite al público comprender la dimensión verdadera del marchante de arte; un personaje que no sólo apuesta y arriesga, sino una variante de creador que consolida sus proyectos tras numerosas adversidades y contratiempos, y al que el tiempo puede, como en este caso, acabar dando la razón.

Para esta ocasión, se han seleccionado siete artistas emblemáticos de la galería Pepe Cobo, bajo el epígrafe Geografías. Pero, ¿por qué ese título y no otro? ¿por qué no geografía en singular? Del mismo modo que las tradiciones artísticas nacidas tras el mayo del 68 han conllevado la denominación de artes, en plural, como superación del monolítico arte, en singular, la geografía ha sufrido idéntica transformación. Los mapas políticos se alteran contínuamente, las nuevas tecnologías y el concepto de “tiempo real” obvian las coordenadas físicas de los actores de la comunicación, y los mismos artistas se han convertido en nómadas del alma y del espacio.

El mismo hecho de que el espíritu de una galería madrileña se presente en Barcelona, o de que los artistas presentados provengan, no ya de España, Europa o América, sino que repartan su trabajo entre distintas ciudades del mundo, ha favorecido una nueva cartografía del arte, donde el concepto de escuela nacional o regional pierde contínuamente sentido, o, por ejemplo, un paisaje de California sea tan nuestro como de un habitante de Hollywood.

Las geografías encarnan la transversalidad de las artes y los artistas, de los significados y los significantes, de la identidad y la memoria -colectivas o individuales-, el desdoblamiento o incluso la multiplicación del fenómeno perceptivo, la perpetua deconstrucción de la realidad, la alteridad como poética y el espejo deformado como interrogante.

Y si bien podemos cartografiar las geografías físicas de las galerías Pepe Cobo y Miguel Marcos, de nada nos serviría sin la coherencia de una serie de artistas unidos por un proyecto colectivo, y de siete mundos en permanente diálogo con el espectador. Porque, en definitiva, es éste, el espectador, quien deberá descubrir su propia brújula para navegar en algo más que una simple exposición colectiva.

FEDERICO GUZMÁN (Sevilla, 1964), vive y trabaja en Sevilla. Guzmán es miembro del colectivo artístico Cambalache, fundado en 1997, aunque también desarrolla su trabajo de forma individual. En toda su obra la naturaleza será uno de los elementos más repetidos a través de distintos trabajos realizados en diversos medios como la pintura, la acción o la instalación.

DIANGO HERNÁNDEZ (Sancti Spiritus, Cuba, 1970) Comprometido civil y políticamente, Hernández desempeña su trabajo en Düsseldorf, en Trento y en La Habana, y, tanto en las obras firmadas por el Gabinete Ordo Amoris –formado por Hernández y Francis Acea (La Habana, 1967)– como individualmente, uno de sus objetivos prioritarios y fundamentales es afrontar, desde un mismo plano ético y desde una distancia equiparable, la situación histórica del presente cubano y el presente, también, de las situaciones generadas por la historia reciente del capitalismo globalizado.

CRISTINA IGLESIAS (San Sebastián, 1956) es una de las artistas españolas más internacionales. Ha trabajado durante muchos años como profesora en la Academia de Arte de Múnich. Iglesias tiene dos hijos, de su matrimonio con el desaparecido escultor Juan Muñoz. Cristina Iglesias experimenta con la luz, con formas, espacios y con materiales diversos: el cemento, el hierro, el hormigón, el cobre, el vidrio, resinas, telas..., y así consigue que sus esculturas tengan vida propia. Ya sea tridimensionalmente o a través de fotografías, Cristina Iglesias ha logrado crear una propuesta interactiva, que implica al espectador en la realización de varias lecturas de su obra y en el desarrollo de su fantasía.

GONZALO PUCH (Sevilla, 1950) vive y trabaja en sevilla. Tras años de experimentación con la pintura y la utilización de medios como la escultura y la instalación, la obra de Puch fue derivando paulatinamente hacia la fotografía. Si en un primer momento combinó en sus instalaciones el uso de objetos tridimensionales, como la madera y las transparencias fotográficas, en la actualidad su trabajo se centra en la realización de fotografías de gran formato en las que se aborda una preocupación por lo espacial vinculada a un mundo de ficción próximo a la realidad.


MP & MP ROSADO (San Fernando, Cádiz, 1971). Miguel Pablo y Manuel Pedro Rosado viven y trabajan en Sevilla. Son dos hermanos gemelos que, en sus propuestas, utilizan diversos medios y materiales como la fotografía, la pintura o la escultura, que muchas veces conjugan para crear instalaciones con un fuerte carácter escenográfico. La temática de su trabajo gira en torno a la búsqueda de la identidad, que en el caso de su condición de gemelos se ve reforzada por la obsesiva representación de sus personas, multiplicadas o duplicadas en sus propuestas.


GLEN RUBSAMEN (Nueva York, 1959) crea imágenes que juegan con la idea de simulación fotográfica, usando siluetas, contornos, como si fueran negativos fotográficos aún sin revelar. Su trabajo se caracteriza por el interés de reunir situaciones de gran intensidad siguiendo la tradición romántica, como atardeceres, amaneceres o vegetación exhuberante. Actualmente, vive y trabaja en Dusseldorf (Alemania).


AUGUSTINA VON NAGEL (Austria, 1952) es una buena muestra de aquellos artistas que se adentraron en caminos alejados de la representación de realidades evidentes y, a partir de la manipulación artística de la imagen, evocan otros mundos, otras atmósferas imaginarias y ensoñadoras, que sondean las fronteras entre realidad e irrealidad mediante una sutil ironía.