ESPÍRITU DEL SUEÑO

MENCHU LAMAS

Perteneciente a aquella brillante y nutrida generación de pintores que, aprovechando los vientos a favor, eclosionó por toda España durante los años ochenta, Menchu Lamas (Vigo, 16 de julio de 1954) ha sabido resistir como pocos el paso implacable del tiempo y la vertiginosa descomposición de la escena del arte. Ello se debe seguramente a la coherencia de su evolución, a la fidelidad que ha profesado a su confrontación de la tela como un espacio cromático esencial donde las gamas ejercen una función plástica determinante, que constituye a la vez la figura y el fondo,  un campo en donde suele estampar oscuras figuras aisladas y fragmentarias pertenecientes a su peculiar imaginario sígnico (animales simbólicos como el hipocampo o elementos del cuerpo, sobre todo, la mano), generando imágenes complejas, caracterizadas por su valor de evocación entre onírica y lírica, así como por su peculiar irrealidad.

 

 

La exposición actual presenta obras de los tres últimos años. La metáfora visual del sueño le permite hacer un desdoblamiento de la figura convertida en sombra, sobre la que se despliegan las formas y los signos de su mundo. Las obras que presenta en esta muestra reflejan la intensidad simbólica o energía emblemática que transmite su pintura. Vitalismo cromático y gestualidad en sus amplios campos de color. Un Vocabulario personal de signos plásticos van a configurar una propuesta que parece transgredir las fronteras habituales entre abstracción y figuración. Geometría y acción pictórica se despliegan para materializar un itinerario plástico consolidado. Huellas humanas que remiten a una sensorialidad táctil, presencias figurativas intuidas, figura y fondo se funden para propiciar el acontecimiento plástico.