Ricardo Calero

Ricardo Calero (Villanueva del Arzobispo, Jaén, 1955) entra en contacto con Zaragoza siendo muy joven. En 1969 cursa sus estudios en varias escuelas y academias artísticas de la capital aragonesa, realizando sus primeros trabajos en los campos de la fotografía y la escultura. Su obra se expuso por primera vez de forma individual en 1976 en Pamplona y Logroño.

Entre 1980 y 1986 se dedica a la docencia, ejerciendo la dirección de la Escuela de Artes de Ejea de los Caballeros e impartiendo cursos en el Centro de Educación de Profesores y en el Instituto de Ciencias de la Educación de Zaragoza. El fin de esta primera etapa creativa, caracterizada por una mayor incidencia sobre el aspecto social del arte, se produjo con Acciones de luna en diciembre de 1986. A partir de 1987 asistimos a una verdadera explosión creativa. Calero participa en infinidad de exposiciones individuales y colectivas en países como Francia, Alemania, Estados Unidos, Suiza o Canadá.

Calero se nutre de una inédita e incipiente fuente creativa: el juego terminológico, conjugando la etimología de “disparo” con la de “disparate” para abrir nuevos caminos a sus propuestas artísticas, pero siempre próximo a la preocupación reflexiva por la vida, lo material y, especialmente, la presencia de lo inmaterial que conforma la realidad.