Manolo Quejido

Manolo Quejido (Sevilla, 1946) adquiere especial relevancia en el panorama artístico de la segunda mitad de los años setenta; un periodo en el que reivindicó notablemente su forma de abordar la tradición matissiana para abrirse a efectos plásticos propios de la pintura americana.

La pintura de Quejido se mueve entre lo cotidiano y lo monumental, y se caracteriza por un cromatismo vibrante cargado de una alegría vital y festiva. Su producción artística, en la que adopta una actitud irónica y provocadora, bebe de la tradición figurativa, que resuelve en grandes formatos con amplias superficies de color y pinceladas gestuales. En 1997 el IVAM Instituto Valenciano de Arte Moderno organiza la exposición “Manolo Quejido. 33 años en resistencia”, en la que pudieron verse más de un centenar de sus obras.

Su obra forma parte de museos y colecciones públicas como el Artium Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo (Vitoria), CAAC Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (Sevilla), IVAM Instituto Valenciano de Arte Moderno (Valencia) o MNCARS Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid).