Luis Gordillo

Luis Gordillo (Sevilla, 1934) está considerado como el pionero de una de las tendencias más significativas de la España de los años setenta, la Figuración Madrileña.

 

En los primeros años de la década de 1960, sus series de Cabezas y de Automovilistas configurarán la primera incursión no mimética de un artista español en el pop internacional. En 1963 comienza a psicoanalizarse, experiencia que abre nuevas vías y sentidos a su obra. Abandona temporalmente la pintura, dedicándose a la realización de dibujos automáticos, que años más tarde son pasados a lienzo y rellenados de color. Su obra comienza a ser ampliamente valorada en España, por lo que es seleccionado para participar en la Bienal de Venecia de 1976. En 1982 se le concede el Premio Nacional de Artes Plásticas y desde entonces tendrá un amplio reconocimiento internacional. Un año mas tarde expone por primera vez a mano de Miguel Marcos en Zaragoza, con este motivo se edita una serigrafía a cuatro colores a base de la cual se realiza el emblemático cartel.

 

En las décadas de 1980 y 1990, Gordillo ha desarrollado una pintura fría tanto por su gama cromática como por su desapego personal de los temas, que le sitúan a medio camino entre la figuración anterior y las nuevas fórmulas de la abstracción postmoderna. En el año 2007 recibe el Premio Velázquez de Artes Plásticas que conlleva la celebración de una exposición en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en la que participa como comisario. Es el máximo reconocimiento que el Estado Español dedica a toda una trayectoria en el campo de las artes plásticas.

 

Su obra forma parte de museos y colecciones públicas como la de IVAM, Instituto Valenciano de Arte Moderno; MACBA, Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona; Museo de Bellas Artes, Bilbao; Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid; ARTIUM, Museo Vasco de Arte Contemporáneo, Vitoria; Banco Sabadell o CaixaForum entre muchos otros.