Herbert Brandl

La obra de Herbert Brandl (Graz, Austria, 1959) se sitúa en un expresionismo romántico directamente influenciado por el expresionismo austríaco y el romanticismo del norte.

Desde sus inicios, Brandl se mueve entre pinturas al óleo de gran formato, principalmente como dípticos o trípticos, que recrean paisajes atmosféricos cargados de dramatismo. Los paisajes abstractos de Brandl, sus naturalezas muertas y, más tarde, sus desnudos femeninos se caracterizan por el uso dinámico de grandes masas de pintura empastada. En sus pinturas, el motivo de la montaña aparece casi como una ilusión óptica que se mueve entre la abstracción y la figuración; entre la explosión cromática y la apariencia de un espectáculo que se presenta natural. Desde finales de los años noventa, la representación de los paisajes de los Alpes se ha convertido en un tema constante.

Su obra forma parte de museos y colecciones públicas como el Albertina Museum (Viena, Austria), Bank Austria Kunstforum Viena (Viena, Austria), MAM Musée d'Art Moderne de la Ville de Paris (París, Francia), Museum Frieder Burda (Baden-Baden, Alemania) o Kunsthalle Bern (Berna, Suiza).