Cristóbal Ortega

Cristóbal Ortega (Alhaurín de la Torre, Málaga, 1970) vive y trabaja entre Pekín y Málaga. Estudia Arquitectura en la Universidad de Sevilla, dedicándose profesionalmente a la pintura desde los años 90. En el 2009, y tras una exposición en el Instituto Cervantes de Pekín, decide instalarse en China.

Su obra se caracteriza por la representación de sucesiones de notas pictóricas de diversos timbres y formas, armonizadas como en una arrebatadora partitura. Su particular concepción pictórica da lugar a obras en que amasijos de óleo abundan en los reversos. Una técnica que parte de la sudoración, es decir, del traspirar del óleo a través de las finas capas de lino. Colores que se entremezclan e interactúan generando sinergias y movimientos. Pinceladas líquidas se encrespan en un universo que anuncia un cambio. Lo esencial en sus obras surge de la armonización de contrarios, del ímpetu y la contención, de la expresión y la formalidad, del fondo y la forma, de lo que yace en lo profundo y de lo que se mueve en la superficie, de lo que Deleuze llamó, lo háptico.