Bill Thompson

La obra de Bill Thompson (Ipswich, EE. UU, 1957) configura un proceso de indagación constante en torno al estudio y la aplicación del color en distintos formatos y dimensiones, principalmente en el campo de la escultura.

Su propuesta artística parte de la idea de lo monocromo. En palabras del propio artista, lo monocromo representa, a la vez, una conclusión y un punto de partida ante lo cual reconoce acabar desarmado, pero inspirado al mismo tiempo, por su pureza e infinitas posibilidades. Su lenguaje, claramente deudor del minimalismo, se articula a partir de objetos de poliuretano con vida propia que reclaman unos colores que se encuentran, en ocasiones, camuflados en un mundo aparentemente caótico y descolorido. Estas esculturas configuran volúmenes cóncavos y convexos que dibujan superficies satinadas cargadas de luminosidad.

Su obra forma parte de museos y colecciones públicas como el Butler Institute of American Art (Youngstown, EE. UU), de Cordova Sculpture Park and Museum (Lincoln, EE. UU), Fogg Art Museum (Cambridge, EE. UU), Hyundai Corporation (Seúl, Corea), MIT List Visual Art Center (Cambridge, EE. UU), Microsoft Art Collection (Washington, EE. UU), Museum of Fine Arts (Boston, EE. UU), New York Public Library (Nueva York, EE. UU) o The Rose Art Museum (Waltham, EE. UU).